Prevención de riesgos laborales. Aula Smart

Mayo 2014

El Grupo Daorje, en sus instalaciones del PEPA, ha diseñado un aula de formación destinada a ayudar a desarrollar la conciencia y la capacidad de identificación de peligros y, en consecuencia, la gestión de las actividades de trabajo.

Los objetivos y metas que se pretenden alcanzar con esta formación son:

  • Aumentar la toma de conciencia de los empleados respecto a los peligros y riesgos.
  • Mejorar su capacidad para detectar situaciones de riesgo
  • Desarrollar actitudes de anticipación y corrección de esos riesgos.

Esto implica cambiar comportamientos para que todos estén centrados en sus actividades laborales y en la gestión de sus riesgos y Mejorar el compromiso personal de los empleados y del equipo que conduzca hacia una toma de conciencia de los riesgos en su entorno de trabajo y de su gestión.

Las principales ventajas que tiene la formación Smart son:

  • Esta formación facilita la toma de conciencia sobre los peligros y mejorará la capacidad para gestionar mejor los riesgos.
  • El formato de esta formación está diseñado para permitir el flujo de la comunicación en todas las direcciones y, por lo tanto, promover la construcción de un clima de confianza.
  • Esta formación, en su modo “aprender haciendo”, busca el concurso activo de todos los sentidos durante su desarrollo, por ello el nivel de retención es mucho mayor en comparación a la formación convencional.
  • La formación también es útil para construir un “espíritu de equipo” entre todos los empleados.

Las principales ventajas que tiene la formación Smart son:

  • Se toma un entorno real de trabajo en el que se han simulado múltiples riesgos que pueden pertenecer a diversas modalidades como trabajos en espacios confinados, trabajos en altura, riesgo eléctrico, caídas a nivel,…etc. y se han diseñado varios escenarios de riesgo de los que se elige uno por cada actividad formativa.
  • Antes de iniciar el ejercicio se realiza una presentación del mismo a fin de conocer cómo proceder en el escenario de aprendizaje y se divide a los asistentes en grupos, que competirán con el objetivo de detectar el mayor número posible de riesgos y determinar las medidas a tomar para su gestión eficaz.
  • A continuación, de forma individual, y con una hoja de registro como apoyo, las personas pasan al entorno de trabajo / aprendizaje, preparado con el escenario de formación previsto, para auditarlo y recoger los riesgos que perciben.
  • Tras el registro individual se reúnen en el propio entorno para una puesta en común del grupo, verificando “in situ” e integrando las aportaciones de cada miembro
  • Tras el registro integrado del grupo, en el propio entorno, procederán a acordar las medidas de gestión más adecuadas para cada riesgo detectado
  • Se vuelve al aula y cada grupo presenta su aportación, se discuten ambas y se comparan con la solución del escenario utilizado que presenta el profesor-animador con fotografías
  • Se reflexiona en conjunto acerca de lo que se ha aprendido en la experiencia y su aplicabilidad al entorno cotidiano de trabajo de cada uno